Editor de etiquetas Tag para MP3 en iOS

MP3 Tag Editor

Sale 2.99 USD. Lo vale si siempre quisiste deshacerte de iTunes y organizar tu música en iOS. Es la pieza que me faltaba. Te permite importar y exportar con Dropbox y Google Drive.

Anuncios

Post-PC

Hasta hace poco mi archivo digital vivía en una vieja Mac Mini sin monitor ni teclado ni mouse que echaba calor a todas horas bajo el mueble de la tele.

A ella se conectaban dos discos externos de 2 TB cada uno. Uno de ellos gigante, con dos cables, uno USB y una fuente de alimentación eléctrica. El otro, con la mitad de tamaño, la misma capacidad y arreglándose con un único cable USB. Cada vez que los veía era como ver la postal del progreso tecnológico. Los compré con un año de diferencia y el avance era obvio.

Este pequeño monstruo vivía en una cajita de mimbre blanco que compramos en el Puerto de frutos. Ocupaba un enchufe en forma permanente en la zapatilla de conexiones bajo la tele, generaba calor, y era otro paquete que había que estar moviendo al limpiar y con el que había que lidiar.

El avance me alcanzó a mí también, dado que decidí dar de baja esta máquina y sus discos, y mover lo que había en ellos (menos de 1 TB y una copia en el disco externo aparatoso de dos enchufes) a mi iPhone 7 Plus de 256 GB y a la dichosa nube. Dropbox en este caso.

La nube no me gusta, por tres razones principales, a saber:

  1. Hay que pagar
  2. Mis datos están en un servidor donde cualquier autoridad estatal puede revisarlos a placer sin que yo me entere
  3. Mis datos son vulnerables a fallas de seguridad del proveedor del servicio

Claro, la nube tiene por otro lado estas ventajas:

1. Si bien hay que pagar, los precios son razonables. Dropbox cuesta 10 USD por 1 TB. iCloud es más barato si estás dispuesto a lidiar con las limitaciones de iCloud Drive. OneDrive me parece una muy buena alternativa a Dropbox y creo que incluyen Office 365. Otra es Box, pero nunca lo usé. El tema es que Dropbox tiene soporte universal en iOS y fue el primero de estos servicios, con la ventaja que eso conlleva: un producto con menos bugs.

2. No hay que lidiar con sistemas de archivos. Si bien hace años tuve la suerte de pasarme a MacOS, y eso simplificó algo las cosas, no faltaron pendrives formateados con NTFS que la Mac puede leer pero sobre los que no puede guardar (sin hacer uso de software extra). Tampoco faltaron archivos de más de 2 GB que un disco en FAT32 no puede entender. En fin, todos estos problemas se solucionan con la nube porque el sistema de archivos es invisible al usuario. Uno sube cosas a lo pavote y jamás sabe qué sistema de archivo usa el proveedor del servicio.

3. Estos servicios de la nube tienen backups redundantes. Meaning, los archivos están más seguros ante bit rot. (Hay un artículo de John Siracusa relacionado si te interesa el tema.) Y son offsite. Yo tenía que tener dos discos (para tener un backup del backup para cuando se jodiera alguno) y en teoría debí tener en otro lugar físico (la casa de mis viejos, por ejemplo) un backup offsite, que sirve si te roban o se incendia tu casa o hay una catástrofe natural o nuclear.

4. El espacio tiende a incrementarse con el tiempo mientras los precios se mantienen o bajan.

En el neto de todo esto, terminé eligiendo (provisoriamente) la nube. Pero la verdad que no me gusta la idea de pagar mensualmente por tener acceso a mis cosas. Actualmente ocupo menos de 65 GB de lo que Dropbox me da. Es un desperdicio y quiero que sea algo provisorio porque cuento con un teléfono de 256 GB. Y logré tener casi 25 GB de almacenamiento gratuito en Dropbox.

¿Y entonces?

Entonces, si todo sale bien en estos meses, mi idea es migrar todo a mis dispositivos con iOS. (Me falta uno más que espero tener en dos meses.) Estos dispositivos harán backup en la notebook de Jen vía iTunes.

Si esto funciona cambio la nube y las Mac (*) por iOS.

(*) La Macbook Air la está usando Jen, yo la abandoné para hacer todo en iOS.

Uno menos

Ésta es una primera lista en OmniFocus de todo lo que me queda por leer. La lista completa tiene 92 ítems, pero no todos son libros. A veces anoto autores que veo mencionados pero de los que desconozco sus obras. Así que puedo estimar un mínimo de 70 libros pendientes, pero no precisar una cifra.

Los que tienen el emoji del libro son aquellos que tengo en formato físico. El último con el emoji del iPhone es uno digital que me espera en la app de Kindle. Si al lado del iPhone hubiera un logo de Apple, sería un libro digital en iBooks.

Qué es la literatura (Sartre)

TL; DR: Este libro es un embole. Bostecé, me cansé, me harté, me irrité, me interesé en escasos momentos, y finalmente me alegré. (De haberlo terminado.)

CONTEXTO
Este libro fue publicado en 1948. Sucede a La náusea por diez años, publicada en 1938. Durante el texto Sartre trata la Segunda Guerra Mundial y critica la posición del escritor en ese contexto.

Es un largo ensayo que parece nunca terminar, pero incluso así tiene algunas citas que, creo, vale la pena rescatar.

"(…) Si nadie lo dice, ¿de qué sirve saberlo? Nuestro oficio de escritor consiste en representar al mundo y dar testimonio de él. (…)"

"(…) Si ustedes no hacen nada, están necesariamente en favor de la continuación de la guerra: se es siempre responsable de lo que no se trata de evitar. (…)"

"(…) escribir no es vivir, ni alejarse de la vida para contemplar en un mundo en reposo las esencias platónicas y el arquetipo de la belleza, ni dejarse penetrar, como por espadas, por palabras desconocidas e incomprendidas que se nos acercan por detrás: es ejercer un oficio. Un oficio que exige un aprendizaje, un trabajo continuo, conciencia profesional y sentido de las responsabilidades. (…)"

De todas, ésta es la cita a tener en cuenta si leíste La náusea:

"(…) hemos creído que cabía salvar la vida por medio del arte y, al trimestre siguiente, que nunca se salvaba nada y que el arte era el balance lúcido y desesperado de nuestra perdición; nos hemos columpiado entre el terror y la retórica, entre la literatura martirio y la literatura-oficio: si alguien se dedicara a leer con atención nuestros escritos, encontraría en ellos sin duda, como cicatrices, las huellas de las diversas tentaciones, pero esto exigiría que se tuviera tiempo que perder, porque todo ha quedado ya muy distante de nosotros."

Es imposible leer esto sin remitirse al final de La náusea. (1)

En aquella novela Sartre abordaba el sinsentido de la vida y concluía que la redención estaba en la creación artística. Esta conclusión me resultó incompleta entonces. Si seguimos el razonamiento hasta su consecución lógica, todos los que no persiguen un fin artístico no tienen propósito de vivir más allá de ser consumidores del arte de otros. ¿Ser consumidor es un fin en sí mismo? Pero eso me resulta ridículo.

Y en esta cita veo que incluso él cambió de parecer. En un principio pensó tal como lo expuso en La náusea, para más tarde concluir que no hay sentido de ninguna manera; la cual era mi conclusión personal, porque la razón o el sentido de la vida deben poder aplicarse a todas las personas. No solamente a quienes creamos —o pretendemos algún día crear— obras artísticas sino a todo el mundo.

A pesar de todo, me gusta cómo escribe Sartre. Quizás me gustaría que no escribiera tanto.

COMENTARIOS AL PIE

(1) Esto asumiendo que no te duermas a mitad del texto. Si venís medio distraído, este párrafo pasa delante de los ojos como tantos otros. Ah, qué bueno, che. Y te lo comiste.

Mi característica favorita de OmniFocus

Ya sé que 40 dólares puede parecer caro por una app de lista de tareas, pero OmniFocus tiene particularmente una cosa que me encanta: aplazar tareas.

Aplazar una tarea te permite no verla en la lista de tareas pendientes hasta el momento que definas. Por ejemplo, tenés que ir al correo mañana. No tiene sentido ver eso hoy, entonces lo aplazás para el día en que lo vas a hacer o un momento más cercano al vencimiento sin que te moleste antes. Otro caso sería cuando estás en el trabajo y en tu lista está "Pasear al perro". No lo vas a poder hacer hasta llegar a casa, por lo tanto tiene sentido aplazarlo hasta entonces.

Es una cosa pequeña pero muy útil para que el conjunto de tareas pendientes no te distraiga de concentrarte en las que tenés por hacer ahora.

Crimen y castigo (Dostoievski)

4306152

SPOILER ALERT!
En este artículo comento el final del libro. Si no querés saberlo, no sigas leyendo.


UNA SALVEDAD
Confiando en la sinceridad del librero que hace tres años me aseguró la calidad de la traducción, decidí leer esta obra de Dostoievski en español. Hay varias traducciones a diversos idiomas, y uno nunca puede tener la certeza de estar leyendo exactamente lo que el autor quiso, siendo en cambio rehén de lo que el traductor dispuso. Yo elegí creer es ésta traducción (1).


SINOPSIS

Raskolnikov es un estudiante ruso que vive en una pequeña habitación alquilada en San Petersburgo, bajo una “pobreza aplastante”. Como esta situación le impide continuar pagando sus estudios, tiene la idea de matar y robarle a una vieja usurera que toma empeños a cambio de míseras monedas. Al margen, recibe una carta de su madre, en la cual le informa que irán a visitarlo ella y la hermana de Raskolnikov por motivo del casamiento de ésta. Él interpreta que es un casamiento por conveniencia, y que su hermana se está sacrificando para obtener dinero del futuro marido y poder así ayudarlos económicamente a él y a su madre.


ANÁLISIS

TL; DR: La novela es excelente. Definitivamente algo que quiero releer en unos años (2).

Desde el comienzo me llamó la atención el foco del narrador. El primer capítulo se centra en Raskolnikov y su pequeña habitación. A medida que los capítulos se suceden, el foco se agranda y se incorporan calles, habitaciones, edificios, pasillos y diversos escenarios que en su conjunto crean una imagen de miseria espantosa. Si bien la riqueza existe en contados momentos, tuve la sensación recurrente de una Rusia muerta de hambre. La “pobreza aplastante” es un tema frecuente en esta novela.

El narrador en tercera persona permite mucha flexibilidad. En contadas ocasiones deja a Raskolnikov para centrarse en otros personajes y explorar sus pensamientos. La narración manipula la secuencia de eventos (3). Esto es casi vanguardista para el siglo XIX, antes que Virginia Woolf o Henry James exploraran la idea del flujo de conciencia. Me acuerdo que Virginia Woolf en Mrs. Dalloway hacía uso del flujo de pensamiento o conciencia, y mientras el personaje pensaba en algo se hacían referencias muy sutiles del sombrero que estaba agarrando, o de la escalera que estaba bajando hacia la calle. Así, al cabo de unos párrafos donde el personaje había estado debatiéndose alguna cuestión uno se daba cuenta que además se había movido, que ya estaba a varias cuadras o a bordo de un tren.

En cuanto a la historia en sí misma, hay que empezar aclarando que la necesidad de dinero no es la única razón para matar a la vieja que tiene Raskolnikov. De hecho hasta podríamos argumentar que a él ni le importa la plata. La que me parece a mí la verdadera razón es que quiere poner a prueba una teoría suya que divide a las personas en dos clases: ordinarias y extraordinarias. Las ordinarias, según Raskolnikov, son aquellas que siguen reglas y leyes, mientras que las extraordinarias las transgreden con éxito sin que la sociedad les reclame nada. Su ejemplo es Napoleón, que hubiera matado a quien fuera necesario para lograr su objetivo, y nadie se lo reprocharía porque rehizo el mundo a su imagen. Los extraordinarios tienen el coraje para tomar lo que quieren sin rendir cuentas a la sociedad. Él quiere saber si se atreve a cometer el crimen y afrontar las consecuencias hacia su camino de éxito. Sin embargo, hacia el final del libro concluye que no es extraordinario porque se ve afectado por lo que hizo, y no logra sobrepasar la idea del asesinato ni rehacer el mundo a su imagen. No es ningún Napoleón, es un ordinario.

Raskolnikov tiene un carácter cambiante y sufre una lucha interna antes y después del crimen, a tal punto que los demás personajes cuestionan su cordura. Quiere tener la fortaleza mental, la frialdad, para llevar a cabo el asesinato de la vieja, pero ni siquiera logra disimular su nerviosismo hablando con ella en una ocasión previa. También antes del asesinato tiene un sueño donde un grupo de borrachos matan un caballo a hachazos porque no quiere tirar de una carreta llena de gente. Y se da a entender que el sueño es un recuerdo de su niñez. Al despertar está tan alterado por la violencia del sueño que piensa que no podrá llevar a cabo el asesinato de la vieja. Será el sacrificio de su hermana lo que lo empujará a tomar la determinación de hacerlo, si bien él mismo en el juicio no sabe dar una explicación del motivo concreto.

Luego del asesinato, donde termina matando a dos personas, la vieja y a la hermana de ésta, advierte que no es una persona extraordinaria porque no logró trascender la culpa que siente por el crimen. Por un lado es poderoso para matar pero por otro es impotente para rehacer el mundo a su imagen. En su caso, “rehacer el mundo a su imagen” no sería ser un conquistador sino utilizar el dinero de la vieja para pagar sus estudios, ser un profesional, lograr éxito y hacer el bien con su nueva vida, borrando con estas buenas acciones el mal que las generó al cometer el asesinato (4).

Las cuestiones morales que se exploran son variadas. En determinado momento Raskolnikov comenta que a la sociedad le molesta la prostitución que Sonia (la hija de un ex-funcionario borracho que Raskolnikov conoce en un bar) debe ejercer para mantener a toda su familia, incluyendo al ex-funcionario, pero la misma sociedad no ve mal que su propia hermana Dunia se case por dinero, para ayudarlos a él y a su madre, cosa que él sí condena. El argumento utilitarista para el asesinato (matar a alguien es justificable si ese alguien hace sufrir a muchos) es criticado por Sonia, quien dice que matar nunca hace a nadie extraordinario aunque se mate a una persona que genera sufrimiento a muchas. A raíz de esto Raskolnikov plantea que está bien para los gobiernos matar a miles de personas, por ejemplo durante una guerra, pero está mal que él mate a una persona. Si se permitiera que él matara habría que permitir que cualquiera mate, y ahí es donde falla su argumento.

Raskolnikov suele ser distante y retraído pero tiene ciertos arranques de empatía. Una escena tal es cuando le da todo el dinero que tiene a la viuda del ex-funcionario borracho (el padre de Sonia) cuando éste muere aplastado por unos caballos. Si bien él mismo no tiene dinero para mantenerse, no duda en darlo. Algo a tener en cuenta es que a lo largo de toda la novela Raskolnikov no muestra ningún interés por el dinero, y si bien la falta de dinero para pagar sus estudios es uno de los argumentos para cometer el asesinato, se va desentrañando que la verdadera causa es que quiere ver qué clase de persona es él según su teoría, si una ordinaria o una extraordinaria, o no quiere verse ayudado por su hermana ni verla a ella casada con un hombre que no considera digno de ella. Pero en ningún momento logré obtener una idea concreta del motivo de Raskolnikov para cometer el crimen.

Una de las mejores escenas se da al final. Svidrigailov es un tipo grande que escucha cuando Raskolnikov confiesa el crimen a Sonia. Desde entonces tiene la ventaja de que puede denunciarlo a Porfiri, el investigador de la policía que sospecha de Raskolnikov. Raskolnikov va a confesar su crimen motivado por Sonia pero al llegar al edificio de policía, alguien comenta que Svidrigailov se mató. Raskolnikov entonces, habiendo recuperado la ventaja de que la policía no tenía ninguna evidencia concreta para incriminarlo, baja la escalera a la calle pero ve que Sonia espera afuera, y al verla decide volver a entrar y voluntariamente confesar el crimen.

Me gustó mucho la visión nihilista de Raskolnikov y de Svidrigailov, aunque de los dos éste es el más nihilista. Svidrigailov parece vivir para entretenerse y satisfacer sus deseos, sin mayores expectativas ni planes. No demuestra creer en nada y no parece estar atado a ningún principio moral o ético, ni a la ley ni a las normas convencionales. Él sí parece ser una persona extraordinaria bajo la teoría de Raskolnikov.

El epílogo genera división y es comprensible por qué. El libro pudo terminar donde Raskolnikov decide entregarse. Es un buen cierre, y el gesto del arrepentimiento final es perfecto, casi poético. A mí nunca se me hubiera ocurrido algo tan perfecto. Pero justo entonces aparece este epílogo, que cuenta que la madre murió, que la hermana se terminó casando con Razumijin, el amigo de Raskolnikov, (no es el novio con el cual se iba a casar al llegar a la ciudad, sino un personaje mucho más querible), y que lo iban a esperar unos años más tarde en Siberia, en la ciudad aledaña al presidio donde Raskolnikov sirve su condena. Hasta ahí tampoco estaría mal (5). Lo que me chocó fue la escena final donde Raskolnikov ve en Sonia la salvación.

Me llamó la atención que Dostoievski eligiera abruptamente darle un sentido de renacimiento cristiano al personaje. De acuerdo, hubo referencias a Lázaro y a Jesús y toda esa ficción, pero incluso así, Raskolnikov fue oscuro, pesimista, distante, apático, ermitaño, y cosas peores, hasta este momento. También tuvo momentos de empatía como cuando defendió de un posible abusador a una chica borracha en la calle. Pero aún así, me parece poco creíble este cambio de perspectiva del personaje. No es simplemente que hizo una buena acción, sino que todo cambió para él porque vio en Sonia la clave de su redención. Pero él no creía en nada. No es solamente un cambio en un gesto o un cambio en una acción, Raskolnikov cambió toda la manera en que ve la vida misma. Y eso me cuesta creerlo. Porque si toda la vida fuiste pesimista, fatalista o un simple amargado, me resulta inconcebible que cambies la mismísima forma en que decodificás el mundo a tu alrededor simplemente porque te sentís agradecido hacia Sonia que te acompañó medio libro. Y la verdad, a la pobre Sonia le dio poquísima bola a lo largo de toda la novela. Me parece un poco forzado. De repente él es Lázaro y es él quien resucita a una nueva vida, de la nada, en la página 675. Hubiera sido más deprimente que siguiera con su pensamiento usual, pero también hubiera sido más honesto al personaje que leí durante 674 páginas.

A pesar del epílogo que considero innecesario, es una novela excelente.


CURIOSIDADES

El epílogo también nos cuenta que Raskolnikov terminó logrando su redención y vivió más cosas que quedan para otra historia, lo cual indicaría una secuela, pero Dostoievski nunca la escribió. Nos quedamos con el final estilo ”fueron felices para siempre”.

Los nombres rusos. La madre puede ser mamasha o mamienka. La novia puede ser Sonia, Sonya, Soniechka. La hermana puede ser Dunia o Duniechka. Es raro. No entiendo si usan distintas variaciones del nombre como nosotros usamos el vos y el usted para demostrar una relación de respeto o de cercanía, o si es una loca costumbre de la cultura rusa, o si es un recurso del traductor para no poner cien veces la misma palabra. (Dudo que sea eso porque nada lo detuvo a la hora de poner Raskolnikov en cada oración. Sigue sin ser tan molesto como Hans Castorp. ¡Todavía lo recuerdo! No logro olvidar ese maldito nombre.) Después tenés a los que se llaman de forma similar. Más de una vez confundí a Razumijin con Raskolnikov. Zamiotov y Zossimov me volvieron loco. “¿Este quién era? ¿El médico o el otro?” Pero lo peor fueron Alyona Ivanovna, Amalia Ivanovna y Katerina Ivanovna. ¡Y no eran familiares! ¡Eran tres minas distintas de distintos lugares! Después había dos Petrovich, uno era el investigador pero otro era el que le toma la confesión a Raskolnikov en la última escena, ambos en la estación de policía. Es para volverse loco.

Aparentemente los rusos tenían una costumbre por la cual para que la hermana de Raskolnikov, Dunia, pudiera casarse debe tener la bendición del padre, pero como éste murió, cae sobre el hijo varón la responsabilidad de dar su consentimiento a esta unión. Por otro lado Dunia dice que aunque Raskolnikov no esté de acuerdo, ella se va a casar igual, así que no queda del todo claro. Contemporáneamente esta costumbre suena arcaica, como si la mujer fuera una mercancía que pasa del padre al novio. Me pregunto si seguirá vigente.


LINKS

Artículo sobre Crimen y Castigo (Wikipedia)

Artículo sobre Dostoievski (Wikipedia)

Sparknotes

LitCharts (web)
LitCharts (app)

Mrs. Dalloway, de Virginia Woolf


COMENTARIOS

Hay cosas que me había olvidado porque tuve que dejar de leer tres semanas para ponerme a estudiar para la maldita facultad. (Aprobé Microeconomía, así que de algo sirvió). Y voy bien con el desafío de lectura de este año, 11 libros leídos sobre 15 del objetivo anual. Quizá pueda meter Rayuela otra vez antes que termine el 2017.

Justamente para no perder el hilo a lo leído y tener una comprensión mayor de este tipo de clásicos literarios, suelo recomendar LitCharts. Me encanta esta app porque muestra en una interfaz partida un resumen de cada capítulo a la izquierda, y su correspondiente análisis a la derecha, parte por parte. De hecho creo que si los que escribimos hiciéramos este tipo de diagrama de dos columnas para resumir y analizar nuestras propias obras, podríamos detectar errores y corregirlos antes de que queden impresos para la eternidad. También está en versión web. Abajo puse los links.

Leyendo el articulo de Wikipedia sobre esta novela me fascinó el trabajo que Dostoievski dedicaba a sus escritos. La técnica narrativa, los anotadores con diversos estados del proyecto, la forma en que las partes se contraponen y reflejan en su temática según si son pares o impares. El grado de complejidad, trabajo y sobre todo, de artesanía que tuvo esta obra es para sacarse el sombrero. Un verdadero artista como también lo fue Heller con Catch-22, que diagramó toda la novela en un cuadro.


NOTAS

(1) Compré el libro en Las mil y una hojas http://www.lasmilyunahojas.com.ar de avenida Córdoba hace tres años. Tal es mi retraso para limpiar la lista de lectura que suma más de cuarenta libros. Ya me resigné a la idea de no terminar nunca.

(2) Hice una lista de los libros que en mi opinión son dignos de ser releídos.

(3) Yo no me di cuenta de esto al leerlo pero luego vi el comentario en otra parte. Enfrascado en la lectura no lo noté.

(4) Esta teoría de Raskolnikov es similar a una de Nietzche, que dividía a la gente en aquellos que cambian el mundo o son fuertes, y aquellos que siguen las reglas o son débiles.

(5) Hasta me recuerda a esas películas de los ’80 donde en los créditos finales te ponían una imagen congelada de cada personaje y un párrafo donde contaban cómo les fue en la vida. “Mike se casó con Doroty y fundó una empresa de condones. Tuvo gran éxito y se mudaron a Florida, donde adoptaron dos perros salchicha: Fluffy y Jumper”.


PRÓXIMA LECTURA: ¿Qué es la literatura?, de Sartre. Otro que tengo hace años en la pila.